Sunday, January 11, 2009

Slumdog Millionaire [Danny Boyle, 2008]

Slumdog Millionaire.png

Como su cultura en general, el cine de la India es uno de los más ricos de todo el mundo.

Y no sólo hablamos de Bollywood -la pujante industria con su centro en Mumbai, que aunque permanece casi desconocida para occidente, produce más de mil películas al año- sino del cine de su mayor embajador ante el mundo: Satyajit Ray.

Cuando nos preguntan por qué nos gusta tanto el cine, Ray y su Trilogía de Apu [Pather Panchali, Aparajito y Apu Sansar] casi siempre terminan siendo mencionadas. Pather Panchali en particular es una de esas películas que transformaron nuestra vida en la cinefilia. Aparte de la literatura, claro, ¿que otra forma artística de más fácil acceso que el cine nos permite ingresar a mundos tan diferentes al nuestro y perdernos en ellos por un par de horas? Ser partícipes activos del desarrollo de un grupo de personajes a primera vista tan ajenos a nosotros, pero que al al final nos ayudan a entender la universalidad del espíritu humano.

Lo que engrandece a Ray, uno de los maestros indiscutidos del cine mundial, es que jamás comprometió el fuerte lazo que unía a su cultura con su arte. Nunca nos atreveríamos a blasfemar sobre el nombre de Akira Kurosawa, pero en lo que siempre se apoyaron sus críticos japoneses fue sobre la "Occidentalización" de su obra, todo con el objetivo [según ellos] de llegar a las masas de Europa y América. No en vano varias de sus películas más conocidas como [nuestra favorita] Throne of Blood, están basadas nada menos que en obras de Shakespeare.

En pocas ocasiones Ray logró expandirse fuera de sus historias con raíces costumbristas, poco mercadeables fuera de su país, la cual es la principal razón de que su nombre y obra sean tan poco reconocidos por estos lados del mundo. Claro, la excepción serían los cinéfilos dedicados como Wes Anderson, quien ha hecho su devoción por Ray más que conocida, e intentó homenajearle el año pasado con resultados un tanto desiguales en The Darjeeling Limited.

En la trilogía de Apu vemos a lo largo de tres historias la forma en que un niño de uno de los barrios más marginados de su país se enfrenta a las adversidades de la pobreza, las pérdidas materiales y familiares, y lucha por convertirse en hombre y encontrar su lugar en el mundo. Podrá sonar convencional, pero la sensibilidad y mística de un artista como Ray, y el respeto que siente primero por sus personajes y luego por su audiencia, la elevan a obra de referencia de la cinematografía mundial.

El panorama del cine de su país ha cambiado drásticamente en los últimos 30 años.

Aunque lograron coexistir por mucho tiempo, el trascendentalismo y humanismo de Ray finalmente cedieron ante del paso del cine más puramente comercial que representa Bollywood, ese en el que el público se deja envolver por estrellas a las que sigue con devoción de ídolos religiosos, y sus espectaculares números musicales deslumbran y hacen olvidar toda noción de verosimilidad argumental.

Lamentablemente, como suele suceder, para que este tipo de formas artísticas "exóticas" sean reconocidas por occidente, tiene que llegar un noble hombre blanco y adentrarse en ese mundo con guantes y escafandra, blanquearlo un poco, y presentarlo de forma glamurizada a una audiencia que lo aclamará a rabiar.

Como el 99% de sus compartes Bollywoodenses, Slumdog Millionaire es un cuento de hadas poco o nada arraigado en la realidad, pero no importa. El público acude en masa a presenciar en la pantalla grande una fantasía escapista de música, colorido y emociones rápidas.

El protagonista Jamal se parece en más de una cosa al Apu de Satyajit Ray. Es un jóven que vive una historia sacada de la imaginación de Charles Dickens: huérfano a destiempo, víctima de los adultos que le rodean, pero con una gran ilusión que será el motor de su vida - Latika, la chica que ama.

Separados una y otra vez por las circunstancias, Jamal se topa con la oportunidad de oro de reencontrarse con su amada. Con un golpe de suerte, llegará como participante a la versión nativa de Who Wants to Be a Millionaire?, un fenómeno local tan enorme, que toda la nación queda paralizada observando cómo Jamal contesta una pregunta tras otra, acercándose al premio de 20 millones de rupias.

Pero el dinero poco le importa, él sólo desea participar en el programa para que Latika lo vea y puedan reencontrarse nuevamente, y que finalmente su amor quede sellado con un exhuberante número musical al mejor estilo de Bollywood.

Admiramos enormemente a Danny Boyle, uno de los mejores directores salidos de esa ola de realizadores ingleses de mediados de los 90. Tiene un estilo visual inconfundible - una sensibilidad pop caracterizada por una cámara que nunca se está quieta y nunca está en los lugares acostumbrados.

Con Slumdog Millionaire ha creado una cinta con todos los ingredientes para ser un éxito mundial instantáneo. Parece haberse tomado a pecho aquel lema de marketing de "Think global, act local."

Y nuestro problema con la película deriva precisamente de que, a pesar de la adulación de una crítica norteamericana que cada día nos deja más desconcertados, Slumdog Millionaire no es más que una fórmula empacada en sobre con la instrucción "Agregue Agua."

Slumdog Millionaire 2.png

Veamos:

- Trivialización y glamurización de la vida en pobreza extrema

- Banda sonora con música étnica, pero con el adecuado toque occidental

- Presentación de atracciones turísticas locales

- Utilización de iconografía local reconocible y constante alusión a la espiritualidad del país y su gente

- Cinematografía deslumbrante, edición trepidante, con todos los trucos y técnicas existentes

- Todos los personajes hablarán en inglés, aún así sea imposible que en la realidad lo hiciesen

- El camino a la felicidad lo ofrecerá un elemento proveniente de occidente, en este caso un concurso británico

- Un gimmick narrativo que hace avanzar la historia. En este caso un flashback para mostrarnos de dónde proviene la respuesta a cada pregunta contestada en el concurso

- Personajes de papel, poco desarrollados, en el que los buenos son virtuosos ángeles de bien, y los malos son caricaturas, que igual pueden convertirse en buenos en un santiamén

- Esos personajes de papel se encargarán de repetir frases sacadas de una novela de Paulo Coelho: "Todo está escrito", "El destino nos unirá", etc.

Sus numerosos defensores la llaman inspiradora, ¿pero qué inspirador puede tener una fábula tan improbable como calculada? Ni el guión ni Boyle deciden por un enfoque coherente - presentan primero la terrible realidad que se vive en los barrios marginados, pero luego nos piden como audiencia que no nos preocupemos demasiado, pues esto es sólo un cuento de hadas inocente.

Cambiemos Mumbai por otra gran ciudad del mundo como Río de Janeiro, busquemos a otro grupo de actores simpáticos y atractivos, y cambiemos el concurso de trivia por uno de baile o canto, y el resultado será exactamente el mismo.

Al igual que la execrable Crash, Slumdog Millionaire es otra película que peca de capitalizar sobre el "white guilt", esa misma culpa que se hace evidente en la escena en la que una consternada turista norteamericana le ofrece dinero a Jamal para mostrarle las virtudes del extraordinario "american way."

Y al igual que cierta película estrenada el año pasado, un fenómeno también surgido en el Festival de Toronto como la presente, y que también gozó de la anuencia de la crítica norteamericana, Slumdog Millionaire será inofensiva e ingenua, pero no es menos cierto que también es preciosista, vacía, obvia, episódica y reduce temas importantes a simples viñetas sobreactuadas, sobreestilizadas y pasadas por agua, ablandadas para el paladar de audiencias que quieren digerir temas importantes sin tener que masticar demasiado.

Slumdog Bollywood.png

¡Una lluvia de premios Oscar para ella!


M.I.A. - Paper Planes


I'm reading: Slumdog Millionaire [Danny Boyle, 2008]Tweet this!

11 comments:

Anonymous said...

Ufff nada diré, es tan diferente tu critica.

A mi me pareció excelente, sin embargo para nada puedo negar lo que escribes.

Baakanit said...

Considero que apesar de los clichés y de hacerme recordar partes de City of God y Las Mil y Una Noches,la película es entretenida y en ciertas partes cómica. Tiene sus meritos.
No se le puede considerar un masterpiece ni nada por el estilo. No creo que sea una película en la que haya que profundizar mucho para destrozarla, ya que no merece tanto tiempo.

Entre líneas hay muchos mensajes fuertes y complejos, especialmente los vistazos que nos dan del bajo mundo de la India y el maltrato a los musulmanes. No creo que sea una película vacía. Tampoco creo que consiga algún Oscar, está muy fuerte la competencia y comparada con las otras está flojísima.

Gracias nuevamente por el review, coincido con muchos de tus puntos. Aunque pienso que no se puede ser muy duro con ella, hay que mirarla with a lightheart.

Hoy tuve la oportunidad de ver la película que mencionaste hace unos días, Il y Longtemps que je t'aime.

Me pareció grandiosa. La actuación de Kristin Scott estuvo excelente y la trama muy bien lograda. Una de las actuaciones femeninas que más me han gustado del 2008.


Bueno gracias por ilustrarnos como siempre.

Te cuidas.

Paxton Hernandez said...

BUUU.

No tienes alma. :P

¿Y qué carajos hacer m.i.a. en el post, eh?

Guido said...

Baakanit, mi problema con la película no es que sea un crowdpleaser, es lo de la trivialización de temas importantes, el "blanqueo" que hay que darles para que las audiencias de occidente los acepten, y que los críticos gringos la reciban como la segunda venida.

Este tipo de películas "inofensivas" que llevan un mensaje tan distorsionado disfrazado bajo una cara atractiva y flashy son las que más me molestan.

Querido Paxton, si cuando la veas no la DESTRUYES, te retiro la palabra. ;)

Cuando la veas entenderás que Paper Planes es lo mejor de toda la película.

Algo bueno saldrá de todo esto, al menos menos servirá para darle mas exposición a mi amada M.I.A.

Anonymous said...

De verdad que por mas que me haya gustado la película le hubiera dado los premios reciente que recibió en el CCA, la verdad es que la mejor película que he visto este año es The Curious Case Of Benjamin Button, aun no he visto Doubt, ni tampoco, Frost/Nixon, The Reader,Synecoocke New York, Waltz with Bashir,Australia, pero entre las demas es mi favorita por mucho.

Guido said...

Bueno, de Benjamin Button casi acabo la reseña, pero es una película majestuosa primero como cine por su realización y riqueza temática, y luego por ser un triunfo técnico al nivel de 2001 o de algunas de las primeras películas de Spielberg.

No creo que sea mi favorita del año, pero si estará entre las primeras cinco.

Frost/Nixon es lo mejor que Ron Howard ha hecho en su vida, que no podrá sonar como el mayor de los halagos, pero sí es una película impecable.

De Australia todavía no sé que pensar, por eso todavía no he dicho nada sobre ella.

La lista viene por ahí ya.

Pensar... said...

Para Mí fué decepcionante y al igual que otras tantas producciones actuales, sobrevalorada. Coincido en el 95% de tus puntos aunque se debe decir que esto no es cine netamente de la India, como podría entenderse al principio del post (fíjense en todo el equipo tras la producción). Con un director europeo que no produce cine culto no se podía esperar menos que una "visión" de India que la que posee la cabeza de un ciudadano promedio... y mucho más si ellos mismos son el mercado.

En el país más religioso del mundo, en el cosmos de "Slumdog Millionaire", pareciera como si las diferencias culturales no existiesen...

"piensa global, actúa local", menuda contradicción.

Saludos Guido.

BUDOKAN said...

Aprovecho para dejarte saludos y un Feliz año!

Guido said...

Pensar, sabía que tú más que nadie te identificarías con mi causa, hehe.

Al principio del post por ningún motivo quiero decir que esto es cine de la India, hablo primero del cine de Ray y de Bollywood para establecer que Slumdog no es ESO.

Un saludo de año nuevo!

Gracias, Budokan!

Nehemoth said...

Pero tol deseperau Guido.

Ya viste Gran Torino?

Cual es tu favorita del 2008.

Dame, dame datos.

Guido said...

Nehemoth, la lista viene cuando termine de escribir de todas las películas que están en ella.

Ya casi viene.

Y sí, ya vi Gran Torino. En un par de días publicaré lo que pensé de las dos cintas de Eastwood de este año.

Powered By Blogger